Bon Profit y El Quijote.


Yo tengo que aprender a que cuando cambio de parecer a última hora sobre un restaurante me va a ir mal.  Esto me pasa muy a menudo y sigo sin aprender. 

El viernes salí con la adorada y teníamos todas las intenciones de ir en busca de un Chupe de Langostinos al Tambor de Oro.  Pero en la primera cuadra doblé a la derecha y de repente me dieron ganas de "tapear" y no contento con ese cambio repentino me da por un a Bon Profit que tenía años que no lo visitaba.

Llegamos y eso sí, fuimos muy bien atendidos.  Pedimos un Pulpo a la Gallega, unos Calamares a la Romana, Camarones al ajillo y una Almejas.  Para la espera: la sangría.

Lo primero que llegó fue la canastita de pan en donde cada pedazo había sufrido un 30% de tiempo más en el horno.  La mantequilla brilló por su ausencia toda la distancia. Ese era el momento para levantarnos de la mesa, pagar la sangría e irnos...pero no!

Luego vinieron todas las "tapas". El pulpo a mi me gustó, pero la Adorada lo encontré fatal. Eso sí, le tuve que ajustar la sal.  Los calamares a la Romana, no se si se me quedaron en la mente aquellos que me comí un par de años en un restaurante español en Buenos Aires o qué, pero esto no era más que un picadillo de calamares con una masa de pancake llena de grasa que los cubría.

Las almejas.  Primera vez que veía que la salsa de las almejas la espesan.  Siempre que la he pedido en otros lugares viene el líquido tal cual.  Aquí la espesaron con harina y adivinen: la harina estaba cruda y el fondo del plato era solo un masacote espantoso.

Pero la más grande de las burlas de aquella noche fueron los "Camarones al Ajillo".  Me había quedado con la imagen de los camarones que hacía La Fragatta en su buenos tiempos,  sin embargo, aquello que vino en el plato eran 3 docenas de camarones tití sancochados con ajo.  Allí se quedaron en el plato.  No reclamé porque el Sr. que nos atendió fue muy amable en todo momento, además eran las 10 de la noche y lo quería era irme rápido de ese lugar.

Despúes me dicen que como se me ocurre a mí ir a "tapear" a ese lugar, que lo único que vale la pena allí es la paella,  y no lo dudo; la pareja de la mesa de al lado pidió una y se veía muy bien.

Lo único rescatable de la noche fue el servicio y el cuadro del Quijote que estaba frente a mí.

Calificación: * * * Regular

you might also like

Restaurants

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Food Blogger