Casuale, Casuale...

Algo cansados de la dictadura que tiene montada el Primer Ministro en la casa, me llevé a la Adorada a cenar a Casuale.  La primera vez que visité este restaurante fue cuando quedaba en el Casco Antiguo, de allí recuerdo una increíble crema de zapallo que estuvo espectacular.  Creo que ese fue mi problema, fuí con muchas expectativas que se quedaron conmigo desde la última visita.


Empezamos con unas empanadas al estilo argentino rellenas de tiritas de entraña, que junto a un espectacular chimichurri de la casa estuvieron muy aceptables.  Aunque por el precio, una empanada más no le haría daño a nadie.


La segunda entrada fueron unas carimañolas rellenas de queso gouda y prosciutto que estaban deliciosas que nos dejaron con ganas de más.


La adorada se fue por una Merluza de plato principal.  En el plato vienen dos generosos filetes de este pescado sobre una cama de vegetales que en conjunto hicieron un plato algo "soso".



Yo pedí una corvina que vino sobre un puré de plátano maduro.  Encima unas tiras de chorizo con un salteado de cebollas moradas cortadas en julianas.  Bonita la presentación pero me quedé esperando más sabor.


Eso sí, la sangría estuvo superior a muchas que he tomado por allí.


Calificación: * * * * Bueno

you might also like

Restaurants

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Food Blogger