Conociendo Rosa Mexicano.


Me atrevo a escribir que no hay en Panamá un restaurante con una decoración tan espectacular como la de Rosa Mexicano.  Es realmente impactante, lo cálido de los colores y la increible cascada que ocupa toda la pared de la derecha donde sobresalen cientos de clavadistas en miniatura, en honor a estas personas que se arriesgan todos los días en los acantilados de las costas de Guerrero.

Llegamos temprano a eso de las 5:30pm para celebrar a @eiraecheona.  Pedimos para empezar las clásicas Margaritas de Granada ($6) que vinieron frozen y deliciosas.  Se pidieron más...muchas más durante la noche.
Margarita de Granada
De entrada pedimos el famoso Guacamole en Molcajete el cual ya nos habían recomendado.  Te lo preparan ante tus ojos.  @KrisAlme aprovechó para demostrarnos sus dotes culinarios y con la ayuda del chef preparó el guacamole que se hizo con dos Aguacates Hass importados en su punto.  Tomate, cilantro importado y sal fueron el resto de los ingredientes que hicieron de esta entrada todo un #win.  Lo acompañamos con totopos, soft tortillas y dos salsas picantes para escoger.
Preparación del Guacamole
Guacamole en Molcajete doble ($20)
Mientras el desfile de Margaritas de Granada seguía llegó la hora de los platos principales.  Joselin y Chérigo se fueron por unas Enchiladas de Jaiba, @eiraecheona pidió un Salmón, Jan prefirió unas Carnitas y yo pedí unas Enchiladas Suizas.
Enchiladas Suizas

Enchiladas de Jaiba

Salmón
Todos llegamos a la conclusión de que cada uno de los platos estaban ricos pero no sobresalientes.  La diferencia sin duda la hacen los ingredientes, como el queso Chihuahua y Oaxaca que son realmente deliciosos pero las salsas ya son sabores conocidos por todos.  Para el postre pedimos unos Churros ($6) que estaban fuera de este mundo.  Vinieron acompañados por 3 salsas: de chocolate, de caramelo y de frambuesa. Sin duda una grata sorpresa.
Churros

El servicios es muy amable y rápido sin dejar de mencionar que son muy complacientes ya que pedimos constantemente que nos ajustaran la luz del reservado y siempre lo hacían con una sonrisa.

Como estábamos en el reservado, cuando salimos a las 9:30 de la noche el restaurante era un hervidero de gente, estaba repleto y el bar no daba para más y afuera el caos de la Calle Uruguay, un viernes por la noche, daba muestras de lo que será el fin del mundo.

Fue una noche muy amena compartiendo con amigos y celebrando las cosas buenas que están por venir.

you might also like

Restaurants

3 comentarios:

  1. Pero que buen festín!, una cocina mexicana bien contemporánea....

    ResponderEliminar
  2. me gusto mucho tu comentario, pero tengo que decir por las dos experiencias que he tenido ahi, por mi parte no vuelvo, aunque tu escrito me hicieron dudar por un segundo

    ResponderEliminar
  3. Me encanto tu escrito! como siempre me declaro fan N1. sin embargo tengo q decir por mis dos experiencia que he tenido en ese restaurante no regreso jamas, sin embargo me hiciste dudar con tu escrito

    ResponderEliminar

Food Blogger