Ravioles La Salteña.



En Buenos Aires aprendí que aunque hacer nuestra propia pasta es un trabajo laborioso, la recompensa del producto final llena todos los sentidos.  Recuerdo sus restaurantes italianos, donde veías la cocina abierta y una señora amasando la sémola con una facilidad extraodinaria.

Lastima que no contamos con tanto tiempo para hacerla y mucho menos la técnica, así que una tarde que andaba con ganas de pasta me di la vuelta por Riba Smith y encontré en la parte de congelados estos nuevos productos: La Salteña, directamente desde Argentina.

Estos ravioles rellenos de espinacas y una mezcla de quesos como el mozzarella y el ricota fueron una gran sorpresa.  12 minutos, ni más ni menos fueron suficientes, en abundante agua con sal y un chorro de aceite de oliva para aromatizar.


Preparamos nuestra Salsa Pomodoro Presidencial, si! esa misma! la que hacemos sin ninguna complicación y albahaca fresca.


Delicioso este producto, que me trajo buenos recuerdos del restaurante Campo dei Fiori en Buenos Aires.

you might also like

Recommended

2 comentarios:

  1. nada cómo la pasta casera, pero no hay tiempo y hay que recurrir a estos productos, pero que sean de calidad, en tu caso se ve muy rica, lástima que aquí no está esa marca, besitos!!!

    ResponderEliminar
  2. Se lo laborioso que es hacer pasta, pero si que vale la pena, aún así lo recompensa tu salsa, yummi!


    saludos compadre

    ResponderEliminar

Food Blogger