Merengue Italiano. Mi cubierta favorita.


Existen cubiertas y está el Merengue Italiano.  Desde que lo conocí no nos hemos separado; es divertido de hacer y siempre queda delicioso.

A diferencia del merengue suizo, el merengue italiano se hace partiendo de un almíbar realizado con agua y azúcar.  Coloque 1 taza de agua y 1/2 taza de azúcar y llévelo al fuego hasta que alcance los 120 grados C.  Si no tiene un termómetro a mano, la manera más fácil de saber cuando es el momento de retirarlo del fuego, es tomar con la punta de la cuchara y poquito del almíbar y dejarlo caer en un vaso con agua.  Si se forma una pelotita suave ya está listo.

Retírelo del fuego y vierta en forma de hilo sobre 4 claras batidas a punto de nieve.  Al estar el almíbar caliente, cuece un poco el merengue dando como resultado un merengue más brillante y duro. Siga batiendo hasta que la fuente se enfríe.  De esta manera estará listo para ser usado como cubierta en cualquier dulce frío, en cupcakes o bizcochos. Use un soplete de cocina para darle un toque diferente.


Algunos tips que hay que tomar en cuenta a la hora de hacer merengue están: 

1. Es importante que no haya restos de yema en las claras ya que costaría más tiempo montarlas. 
2. Es necesario hacer el merengue en un recipiente limpio y seco y recordar añadir una pizca de sal a las claras antes de empezar a batir para darle un poco más de viscosidad y lograr un merengue con la consistencia adecuada y en menor tiempo.
3. Si no le agrada el olor a huevo que deja el merengue, agregue un par de gotas de limón al momento de montar las claras.

you might also like

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Food Blogger